Ortodoncia: Guía para Empezar

¡Bienvenido/a a ortodonciaweb! ¿Estás pensando en hacerte una ortodoncia? ¿Crees que la necesitas y aún no te decides? ¿Tu dentista te la ha recomendado y aún estás en shock? Sea como sea, no te preocupes. En esta web vamos compartir contigo multitud de opiniones y consejos que seguro que te ayudan a decidirte y te resolverán muchas dudas que seguro que tienes en la cabeza.

Vamos a empezar con una guía informativa, con las preguntas frecuentes y las dudas más habituales. Aquí encontrarás información básica sobre todo aquello que debes saber, con explicaciones simples para facilitarte la vida. Y además te daremos consejos interesantes y prácticos que seguro que te ayudan a llevar este proceso. ¿Te interesa? ¡Comencemos!

 ¿Qué es la Ortodoncia?

Ante todo debes saber (si aún no te has dado cuenta), que la ortodoncia es un tratamiento que va a cambiar tu vida para siempre, pero calma, que en la gran mayoría de los casos el cambio será para bien.

Vamos a explicar mejor este concepto:

Cuando decimos que va a cambiar tu vida, nos referimos a que va a cambiar una de las partes más características que tenemos las personas y que afecta a cómo nos vemos y cómo nos ven los demás: nuestra dentadura y con ello, nuestra sonrisa.

Tras un tratamiento de ortodoncia, tú mismo notarás tu que tu forma de hablar puede cambiar. Notarás que tu forma de comer y cepillarte los dientes cambia. También notarás que tus dientes están en su sitio, que tu dentadura encaja perfectamente. Todo esto seguro que te hace sentir mejor ¿verdad? Pero sigamos.

Cuando te mires al espejo, notarás que tu dentadura es otra, que tu sonrisa es más bonita. Seguro que te gustará más lo que ves. Seguro que te apetecerá mostrarlo al mundo con orgullo y empiezas a sonreír más. Cuando estés con alguien, mostrarás tu sonrisa y las otras personas verán a alguien más feliz, alguien con quien apetece estar.

En resumen podríamos agrupar todo esto para decir que la ortodoncia sirve para mejorar en términos generales la calidad de vida del paciente.

¿Qué Hace Exactamente la Ortodoncia?

Vamos a intentar explicarlo de la forma más rápida y simple posible.

La ortodoncia corrige las malformaciones y anomalías que dificulten la oclusión del paciente, ya sean dentales o maxilares.

Lo que traducido al lenguaje común viene a significar: La ortodoncia trata aquello que pueda ocurrir en tus dientes o tus huesos de la cara que impida que todo encaje adecuadamente cuando cierras la boca.

Para conseguir esto, se usan los aparatos dentales que se colocan en los dientes. Los aparatos van moviendo poco a poco lo que sea necesario para que todo encaje.

¿Por qué es Necesaria la Ortodoncia?

A grandes rasgos, la ortodoncia mejora la posición de los dientes, luego la pregunta más adecuada sería: ¿Por qué es necesario mejorar la posición de los dientes? Aquí podríamos poner estudios de todo tipo para demostrar la importancia de tener la “dentadura en condiciones”. Pero para no aburrirte, vamos a mencionar muy por encima los puntos más importantes y evidentes: Salud e imagen.

Salud

La dentadura es el primer eslabón del aparato digestivo. Los dientes son necesarios para morder y masticar los alimentos. Estas acciones tan cotidianas (y repetidas a diario con cada comida) deben realizarse de manera correcta, ya que de no ser así, a la larga van a traer consecuencias importantes.

Por mencionar algunas: Dolores de cabeza y musculares, bruxismo, deterioro prematuro de los dientes con mayor desgaste, problemas de encías, pérdida de dientes, etc. Por no hablar de las dificultades para mantener la correcta higiene dental y las consecuencias de no hacerlo.

Es más, es posible que sufras alguna de estas dolencias por culpa de alguna malformación que requiera ortodoncia y si vas al dentista te la recomiende. No decimos que sea siempre así, pero es una posibilidad que está ahí.

Imagen

Como ya hemos afirmado más arriba, es innegable que al mejorar la dentadura del paciente se puede mejorar su imagen y con ello aumentaría su autoestima y sus relaciones sociales. Es habitual que haya personas con complejos por su dentadura que prefieren no mostrar si sonrisa y hablar menos con los demás solo para no tener que mostrar sus dientes.

Estos complejos afectan a las relaciones personales, a la seguridad en sí mismos de los pacientes y a su personalidad. Aquí conviene diferenciar entre dos tipos de complejos:

  • Complejos justificados: Puede ser lógico que un paciente con una dentadura que necesite ortodoncia tenga algún complejo. Lógicamente, este sería un beneficio más de usar la ortodoncia, ya que mejoraría tanto su salud como su posible complejo.
  • Complejos injustificados: Esto es más complicado. Puede que haya personas obsesionadas con la perfección y la estética que quieran una ortodoncia solo para corregir leves imperfecciones que realmente no son importantes ni necesitan ortodoncia. Hay que tener en cuenta que la ortodoncia no es un tratamiento estético “por capricho”. Muchas personas se han arrepentido de hacerse ortodoncias sin necesidad porque con el tiempo su dentadura les pasó factura. Esto suele pasar siempre que se fuerza algo en el organismo sin necesidad.

Con respecto a los complejos injustificados, no queremos juzgar a nadie. Simplemente conviene reflexionar sobre esta clase de obsesiones. Por ejemplo la blancorexia (obsesión por los dientes muy blancos) puede provocar daños irreparables en el esmalte dental, pero al paciente solo le importa el color de sus dientes.

Estas obsesiones pueden dañar nuestro cuerpo sin necesidad solo por buscar el ideal de belleza que nos han inculcado. Tal vez sea más adecuado tratar las obsesiones con psicología para no dañar nuestra salud. Esto es una reflexión de dejamos desde aquí.

¿Cuánto Tiempo Dura el Tratamiento de Ortodoncia?

Otra de las preocupaciones más habituales en aquellos que buscan informarse sobre las ortodoncias es la duración. Suponemos que a ti también te preocupa este tema. La respuesta es que depende.

Cada paciente y cada caso es un mundo así que no podemos estimar la duración de tu tratamiento concreto. Eso es algo que hará el dentista una vez te valore y analicéis el tipo de ortodoncia a usar.

Si quieres hacerte una idea, los tratamientos suelen alargarse entre 12 y 24 meses. La media suele estar en unos 18 meses. Como decimos, puedes que tengas suerte y tu caso sea muy leve y dure incluso menos. O puede que tu caso sea más complejo y se alargue más de esos 2 años.

Sea como sea, tu dentista te dirá la duración estimada para tu caso concreto desde el principio. Así podrás tenerlo en cuenta por si a lo largo de ese tiempo tienes algo especial como eventos, bodas, competiciones deportivas, viajes, etc.

En casos como los de las bodas por ejemplo, normalmente todos quieren salir guapos en las fotos y no quieren ni ver las ortodoncias. Si es tu caso no te preocupes. Se lo puedes contar a tu dentista para que lo tenga en cuenta. Casi todos te dirán que pueden quitarte tu aparato de ortodoncia durante unos días para que puedas disfrutar de la boda y después te lo volverán a colocar.

Aun así, debes avisar lo antes posible (si es al empezar el tratamiento mejor),  ya que puede haber algún impedimento en función del momento y que sea poco aconsejable retirar el aparato en una fase concreta del tratamiento.

Tipos de Ortodoncia

Otro de los grandes quebraderos de cabeza de los pacientes es elegir la clase de ortodoncia que van a llevar. Después veremos algunos consejos para ayudarte a decidir. Pero primero te dejamos a continuación una lista con las modalidades más habituales, clasificadas en función de si llevan o no brackets.

Con brackets (ortodoncia fija):

Sin brackets (ortodoncia removible):

¿Cómo Saber si Necesito una Ortodoncia?

Ahora que ya tenemos un poco más claro en qué consiste un tratamiento de ortodoncia y para qué sirve, veamos cómo responder a esta cuestión.

Aunque suene raro, vamos a hacerte otras preguntas que no tienen que ver con el tema, pero seguro que tú mismo averiguas la respuesta: ¿Cómo sabes si necesitas sustituir las tuberías de tu casa? ¿O si necesitas cambiar una pieza de tu coche? ¿O si tienes que tomarte determinado medicamento? ¿O si tu mascota está enferma?

Seguramente la respuesta sea (o debería ser): Contándole mi caso al profesional.

Pues en lo relacionado con la ortodoncia es exactamente igual. Puede que tengas alguna sospecha, pero para estar seguro al 100% lo que debes hacer es acudir a una clínica dental de confianza y dejar que el dentista te valore.

Ahora veamos algunas situaciones relacionadas con este punto:

  • Hay personas que no quieren hacerse ortodoncia y que opinan que no lo necesitan. Aunque el dentista les diga que SÍ la necesitan, ellos prefieren no hacerla.
  • También puede ocurrir lo contrario. El dentista dice que el paciente realmente NO necesita una ortodoncia, pero el paciente quiere hacérsela por las razones que sean. Por ejemplo, la obsesión con una sonrisa “perfecta” es una razón bastante habitual.

Por extraño que parezca, estas son situaciones más o menos cotidianas que se suelen ver en las clínicas. De aquí extraemos lo siguiente:

El dentista es el que sabe valorar cuándo es necesario un tratamiento de ortodoncia y cuándo no lo es. Pero el paciente es el que va a tener siempre la palabra final.

¿Cómo Evitar que me Timen con la Ortodoncia?

Hay personas que cuando el dentista les dice que necesita una ortodoncia (o cualquier otro tratamiento), piensan que solo está intentando timarles o sacarles el dinero. En cierto modo, su rechazo puede estar justificado.

Ha habido muchos casos de cadenas de clínicas que han sido denunciadas por esto mismo, por “inventarse” tratamientos que no son necesarios con el único fin de conseguir más beneficios económicos a costa de sus pacientes.

Tristemente es una realidad que puede darse, pero te aseguramos que NO es lo habitual.

La mejor recomendación que podemos darte para evitar las estafas es que sepas elegir tu clínica dental. A continuación te ayudamos a hacerlo.

¿Cómo Elegir Correctamente la Clínica Dental?

Lo ideal sería que ya tuvieses una clínica de confianza con un dentista al que ya conoces de otras veces y en el que confías. Si es así, nadie mejor que él para darte su opinión y para hacer tu tratamiento de ortodoncia si es que lo necesitas.

Si no es así, te tocará visitar algunas clínicas para tener donde elegir.

¿Qué Clínicas Debería Visitar?

Lo ideal sería elegir entre 2 o 3 clínicas como mucho, pero si no te convence ninguna, tendrás que seguir la búsqueda.

Puedes seguir varios criterios, como la cercanía a tu casa, el haber ido más veces, la fama de la clínica haciendo ortodoncias, si te la ha recomendado algún amigo o familiar, etc.

Pero sobre todo, te recomendamos visitar al menos una clínica que NO pertenezca a una franquicia o cadena de clínicas. Simplemente para que puedas experimentar las sensaciones tú mismo. El ambiente, el trato y la cercanía pueden ser diferentes. Y según la opinión de la mayoría de pacientes (y de los propios dentistas), suelen preferir las clínicas particulares a las grandes cadenas por su confianza, calidad de servicio y trato con el paciente.

No decimos que las grandes cadenas sean peores, pero el consejo es que no te quedes solo con ellas, que visites también otras clínicas para comparar personalmente.

¿En qué Debo Fijarme en las Clínicas que Visite?

Una vez que estés de visita en una clínica, pregunta directamente al dentista que te atienda: ¿Te va a tratar él siempre? ¿Ha tratado casos como el tuyo más veces? ¿Cree que va a conseguir un buen resultado contigo?

Estas preguntas son muy importantes para ver cómo te responde. Si te transmite seguridad lo notarás enseguida.

Además de estas preguntas, pregunta todo lo que se te ocurra. Habla con él. Siente si hay conexión. ¿Por qué decimos esto? Muy sencillo, porque si realizas un tratamiento de ortodoncia, vais a veros bastantes veces a lo largo de mucho tiempo. ¿No sería mejor estar con un dentista que te entiende y con quien te sientes a gusto y en confianza? Si no aguantas a tu dentista y no te fías de él, tu tratamiento seguro que va a resultar más incómodo.

Esto ya es algo personal. ¿Prefieres a alguien divertido y amigable? ¿O alguien más serio y respetuoso? Sea como sea, cuando visites varias clínicas podrás comprobar las sensaciones que te da cada una.

La pregunta definitiva sería ¿en qué clínica te imaginas realizando tu tratamiento de ortodoncia de la mejor manera posible? Si puedes responder a esta pregunta, ahí tienes tu clínica.

En lo que respecta a los precios, que seguro que también es un factor clave en tu decisión, te recomendamos visitar este artículo con consejos para elegir sabiamente.