Brackets

Si hablamos de ortodoncias, seguro que a la mayoría nos viene a la cabeza una boca llena de brackets dentales, que son el elemento más característico de un aparato dental de ortodoncia. Pero, ¿Qué sabemos realmente sobre ellos?

Aunque el mercado de la estética dental ha avanzado mucho los últimos años, todavía se sigue utilizando la ortodoncia con brackets de “toda la vida”, aunque eso sí, en la actualidad podemos encontrar muchos tipos de brackets y a la vez muchas mejoras tanto estéticas como funcionales respecto a los tradicionales, aunque en esencia la mecánica del tratamiento siga siendo la misma.

¿Qué son los Brackets?

chica con bracketsLos brackets dentales (del inglés, braces) son cada uno de los elementos que el ortodoncista fija de manera temporal en cada diente mediante una resina especial. Estos brackets van a permitir sujetar los dientes para que el conjunto del aparato pueda ejercer las fuerzas para empujarlos, rotarlos, o tirar de ellos.

Los brackets dentales están unidos entre sí mediante un arco metálico que recorre todo el aparato dental desde el primer al último bracket de la arcada (superior o inferior). Este arco va a permitir sujetar todo el conjunto de brackets para poder ejercer sobre la dentadura las fuerzas necesarias que consigan corregir su posición hasta dejar los dientes totalmente alineados.

En ocasiones se utilizan gomas elásticas e incluso tornillos y muelles para ir ejerciendo las fuerzas en la dirección adecuada que requiera cada pieza dental para colocarse adecuadamente.

¿Cómo Funcionan los Brackets?

Cuando hablamos de la manera en que lo brackets hacen su trabajo, realmente debemos referirnos a todo el aparato dental, ya que los brackets, como hemos explicado más arriba, son solo una parte del mismo.

La función de los brackets es la de sujetar el diente para poder tirar de él, girarlo o empujarlo. Mediante fuerzas en diferentes direcciones se consigue que con el tiempo poco a poco los dientes vayan cediendo.

De ahí que sea necesario realizar revisiones periódicas para comprobar el avance de los movimientos y el estado general de la dentadura y poder cambiar los materiales y variar las fuerzas en caso de necesidad para que el tratamiento siga avanzando.

A continuación tienes un vídeo con ejemplos de diferentes casos donde puedes ver de forma simple cómo funcionan los brackets y el aparato dental en general:

El ortodoncista será el encargado de evaluar el avance del caso y de realizar los ajustes oportunos de manera periódica. Se deben aplicar las fuerzas en las direcciones adecuadas y tener en cuenta que todos los dientes que lleven brackets están soportando esas fuerzas. Por ello que hay que controlar bien el avance del movimiento dentario para poder corregir los dientes desajustados sin mover los dientes que no lo necesiten.

Procedimientos de Colocación y Retirada de los Brackets

Veamos a continuación los dos procesos para colocar y retirar los brackets dentales.

¿Cómo se Ponen los Brackets?

Independientemente del tipo de brackets elegido para realizar el tratamiento de ortodoncia, la mecánica de colocación de los mismos en los dientes es similar y se trata de un procedimiento muy simple, rutinario y totalmente indoloro que no presenta ninguna dificultad especial para el dentista:

  • Primero se pulen los dientes en los que se van a colocar los brackets para que superficie del esmalte dental quede bien lisa y sin rugosidades que dificulten la fijación.
  • Después se limpia cuidadosamente la superficie para eliminar cualquier resto de material.
  • Se aplica un potente adhesivo en el bracket y se pega firmemente a la parte central del diente.
  • Se retiran los restos de adhesivo y se aplica una luz LED que hace que se seque y endurezca la fijación rápidamente.
  • Para finalizar y una vez puestos todos los brackets, se coloca el arco metálico de unión y se fija a cada bracket mediante ligaduras externas (gomas o tiras muy finas de metal) o en el caso de los brackets autoligables, simplemente con el clip de unión que traen incorporado.

A continuación tienes un vídeo resumen del procedimiento para ver cómo se ponen los brackets:

Una duda muy repetida en las clínicas dentales a la hora de poner una ortodoncia, es si los brackets van en todos los dientes. Esto va a depender del problema a tratar, por lo que la respuesta es no; no siempre se deben poner los brackets en todos los dientes, a veces basta con ponerlos solo en algunos. Por ejemplo hay casos en los que sólo se deben corregir uno o dos dientes y por su situación y condiciones sólo es necesario poner los brackets en seis dientes. Esto ya lo debe valorar el dentista.

Otra cuestión habitual es si es necesario usar anestesia para colocar los brackets. Como ya hemos mencionado, es un procedimiento totalmente indoloro que consiste básicamente en pegar los brackets a los dientes, por lo que la colocación de brackets NO requiere anestesia de ningún tipo. Para hacerse una idea, es una sensación parecida a pegarse algo en las uñas. Solo se nota una cierta presión al fijarlo, pero nada de dolor.

Para saber cuánto se tarda en poner los brackets hay que tener en cuenta aspectos como la habilidad del ortodoncista, la dificultad del caso o el tipo de brackets, pero por norma general el procedimiento de colocación y ajuste del arco no suele superar los 45 minutos en total.

¿Cómo se Quitan los Brackets?

Al igual que para quitarlos, el proceso de retirada de los brackets es similar y utiliza siempre la misma mecánica independientemente del tipo de brackets elegido. Veamos los pasos a seguir:

  • Para empezar se utiliza una herramienta con forma de alicate diseñada para estos procedimientos.
  • Se sujeta cada bracket de uno en uno con el alicate y se van retirando suavemente con un simple movimiento y de forma ordenada de un lado a otro de la dentadura.
  • Después se analiza el estado de los dientes por si existen problemas en ellos como fracturas, grietas, decoloración o lesiones en dientes adyacentes.
  • Una vez retirado todo el aparato en una sola pieza, se deben limpiar y pulir los dientes para eliminar los restos de adhesivo de los brackets. También se suele realizar una limpieza dental si se encuentran acumulaciones de sarro entre los dientes.
  • Para terminar, se coloca un retenedor de canino a canino para mantener los resultados de la ortodoncia. Los retenedores son unos finos alambres de metal que se pegan en la cara interna de los dientes (por lo que no se ven) y permiten que los dientes no vuelvan a moverse al estado anterior al tratamiento, ya que suelen tener esa tendencia. Los retenedores deben colocarse tanto en la arcada superior como inferior si han sido tratadas las dos.

Aquí tienes un vídeo para que puedas ver de forma resumida cómo se quitan los brackets:

Al igual que el procedimiento de colocación, este proceso de retirada de los brackets es indoloro y NO requiere anestesia.

Otra duda habitual es saber cuánto se tarda en quitar los brackets, es decir, cuánto dura este procedimiento. Esta duda es difícil de resolver porque dependerá de varios factores, como la habilidad del ortodoncista o el tipo de brackets utilizado, ya que aunque el procedimiento sea siempre el mismo, el tiempo de retirada puede alagarse o acortarse dependiendo del tipo de braket. Pero por normal general se pude estimar que todo el proceso puede durar entre 1 hora y 1 hora y media aproximadamente.

Ventajas y beneficios de los Brackets

Aunque seguramente muchas personas piensen que los brackets no tienen ventajas respecto a otros tipos de ortodoncias, la verdad es que sí que las tienen:

  • Precio: Existen varias modalidades de ortodoncia y de brackets, pero un tratamiento con brackets puede llegar a ser el más barato del mercado (siempre dependiendo del tipo de bracket, como veremos más adelante).
  • Trabajo: La ortodoncia con brackets están realizando su trabajo continuamente y sin descanso. En otro tipo de ortodoncias removibles como la ortodoncia invisible, mientras el paciente se las quita, el tratamiento lógicamente no está trabajando. En este sentido se pueden evitar descuidos y olvidos a la hora de quitarse y ponerse el aparato, ya que los brackets son fijos y no se retiran en ningún momento hasta que la ortodoncia finalice.

Desventajas de los Brackets

Como siempre, una vez vistas las ventajas de este tratamiento tenemos que ver las desventajas que conlleva realizar una ortodoncia con brackets para ayudarte a valorar las opciones.

  • Estética: Muchas personas temen ponerse brackets por el hecho de tener que llevar este tratamiento durante tantos meses y que su imagen se vea afectada. Esto es una cuestión personal y existen opciones de tratamientos de ortodoncia invisible en la que no se utilizan brackets.
  • Roces: Es posible sufrir ciertos roces del aparato dental con los labios y la lengua, sobre todo al inicio del tratamiento, aunque es algo totalmente normal que con el tiempo dejará de ocurrir, ya que el paciente se habrá acostumbrado a ese nuevo objeto que se encuentra en su dentadura y lo llevará con total naturalidad. Para evitar estos roces se puede utilizar una cera especial que se aplica sobre los brackets dentales y los cubre dejando su superficie más lisa para minimizar estos percances.
  • Higiene bucodental: Los brackets están fijados fuertemente a los dientes y por lo tanto no se van a mover hasta que el ortodoncista los retire una vez terminado el tratamiento. Durante el tiempo que el paciente se encuentre con esta ortodoncia puesta, su higiene bucodental se va a ver afectada en mayor o menor medida ya que los restos de alimentos y bebidas se van a quedar adheridos al aparato y van a ser complicados de retirar, terminando por acumular sarro en la mayoría de los casos. Esta es la razón por la que suele ser necesario realizar una limpieza dental profesional una vez retirado el aparato dental.

Cómo limpiar los Brackets y otros cuidados

limpieza bracketsComo hemos visto en el punto anterior, los aparatos de ortodoncia van a terminar acumulando sedimentos bacterianos que deberán retirarse mediante limpiezas dentales profesionales una vez terminado el tratamiento, pero durante el tratamiento podemos mantener la buena higiene dental de la mejor manera posible siguiendo algunas recomendaciones:

  • Lávate los dientes siempre después de cada comida. Es importante retirar los restos de comida cuanto antes del contacto con los dientes y con los brackets dentales. Lo ideal sería llevar siempre contigo un cepillo de dientes si comes fuera para poder retirar los restos y no mantenerlos en contacto con el aparato dental durante horas, ya que eso favorece la aparición de sarro y otros problemas bucodentales.
  • Utiliza cepillos interdentales o interproximales. Estos son pequeños cepillos muy finos que se pueden introducir entre los dientes y entre todos los espacios del aparato dental. Esto ayudará a limpiar mejor todas las zonas. También se puede utilizar hilo dental para este mismo objetivo. De igual forma que el punto anterior, sería recomendable llevar siempre contigo un cepillo interdental o un poco de hijo dental para eliminar correctamente los restos de difícil acceso tras las comidas.
  • Realiza enjuagues bucales. Como mínimo una vez al día (si es así, que esta sea preferiblemente por la noche) se deben realizar enjuagues con colutorios bucales. Lo ideal es hacerlo siempre después de lavarse los dientes.

El dentista te enseñará la técnica adecuada para cepillarte los dientes y te recordará todos estos consejos una vez te haya colocado el aparato de ortodoncia.

En el siguiente video puedes ver de manera resumida cómo se debe realizar una buena limpieza del aparato dental:

Puede resultar algo pesado el tener que realizar todos estos cuidados diarios, pero es la mejor manera de cuidar nuestros brackets dentales y nunca está de más coger un buen hábito como este e incluso mantenerlo aunque no se lleve un aparato de ortodoncia, ya que a la larga la salud de los dientes lo agradecerá.

Además del tema de la higiene, es necesario tener en cuenta que mientras se lleve un aparato dental de ortodoncia se tiene un elemento externo en los dientes que requiere un poco de atención y mantenimiento más allá de la higiene. Por eso, mientras se tiene un aparato dental en los dientes conviene recordar algunas precauciones:

  • Cuidado al comer y morder: Se recomienda no comer comidas muy duras ni realizar acciones de morder o sujetar objetos como abrir tapones de botellas, sujetar tornillos o demás acciones que puedan provocar que los brackets se despeguen de los dientes. De esta forma hay que evitar los frutos secos, especialmente con cáscaras como las pipas, morder manzanas directamente con la piel, etc. Al mismo tiempo, hay que evitar masticar chicles y comidas que puedan resultar muy pegajosas y queden incrustadas fácilmente en el aparato, especialmente las salsas.
  • Utilizar protección al practicar deporte: Cuando se realizan deportes de contacto o en los que se pueda recibir algún golpe en la boca por un balón o pelota por ejemplo, se debería utilizar un protector dental para evitar heridas o que algún bracket se desprenda de su sitio.

Tipos de Brackets

Ahora que ya hemos visto toda la información que necesitas conocer sobre este tratamiento de ortodoncia, vamos a ver los diferentes tipos de brackets que podemos encontrar en el mercado, ya que pueden presentar unas cualidades que los hacen únicos y la experiencia de llevar ortodoncia puede ser muy diferentes dependiendo del tipo de bracket elegido.

  • Brackets Metálicos: Se trata del tipo de bracket más barato del mercado, pero también el que menos ventajas presenta respeto a otros. Son los brackets tradicionales de toda la vida, con sujeciones convencionales (más grandes y menos sujetas que otros tipos) y con un color metálico que no busca disimular nada su aspecto estético.
  • Brackets Autoligables Damon: Tienen un sistema mejorado de sujeción del arco metálico que une toda la línea de brackets sin necesidad de ligaduras externas (esto es, gomas o alambres de metal). Esto ayuda a que los brackets sean un poco más pequeños que los convencionales y además sujeten mejor el arco metálico reduciendo la fricción, pudiendo reducir el tiempo de tratamiento, el número de visitas al dentista y el tiempo de duración de las mismas.
  • Brackets de Zafiro: Estos brackets estéticos son los que mejor disimulan a primera vista el aparato, ya que al ser transparentes se mimetizan muy bien con los dientes. Además son más resistentes y duraderos que los de plástico o cerámica, que además pueden ir perdiendo o modificando su color con el paso del tiempo, cosa que con estos no sucede.
  • Brackets de PorcelanaTambién llamados cerámicos. Este material hace que sean mucho más estéticos que los metálicos y una gran alternativa por precio a los de zafiro, aunque son menos resistentes que estos y además la porcelana es un material opaco que en comparación con el zafiro se nota más a la vista.
  • Brackets Linguales: Son el tipo de bracket más exclusivo del mercado. Tienen la gran ventaja de estar colocados en las parte interna de los dientes en lugar de la parte externa, por lo que la ortodoncia lingual quedará oculta a la vista y sólo el paciente sabrá que la lleva.

A continuación tienes más información sobre el precio de los diferentes tipos de brackets que puedes encontrar en el mercado y de qué depende el precio final de una ortodoncia.

 

Fuentes de interés:

error: Content is protected !!